Ante el rencor: el humor

humor.jpg

Técnica del humor en mediación

Por Santiago Miranzo de Mateo.

El artículo de Verne titulado Los montajes de “El Cordobés”: por qué teníamos tantas ganas de reírnos del ISIS me recuerda la importancia de la técnica del humor para los mediadores y los buenos resultados que me da en las mediaciones en las que la empleo. El artículo da pistas de cómo el humor puede ayudar a sobrellevar situaciones emocionales críticas, distingue sobre qué cosas y aspectos se puede hacer chanza sin faltar al respeto, ridiculizando al agresor amenazador. Me recuerda a cómo empleo la técnica del humor en mediación, es muy útil y poderosa bien utilizada y se coordina y potencia su efecto exponencialmente con técnicas como el silencio, visualthinking, risoterapia y la magia.

Nunca haremos humor sobre la persona o el dolor y sí sobre la situación o aspectos que la rodean. Siempre con respeto y cuidado, es muy útil la generalización: sobre las parejas que se separan (ahora mismo cumplís los requisitos para entrar en el selecto club del 2% de parejas en separación que prefieren arruinar su vida a ceder un poco, ¿llamo para que os den consejos de cómo arruinarlo todo .. o cambiamos algo para pertenecer al grupo del 98 % que prefieren ceder para no arruinarse?), sobre actitudes o valores (que levanten la mano los que quieran no llegar a acuerdos), la comunicación durante el divorcio (9 de cada 10 mediadores recomienda un divorcio sin gritos… ¿seré yo el que no?).

También la comparación es aprovechable: con programas, series o películas conocidas (mala comunicación =sálvame, no respeto de reglas = juego de tronos, odio y rencor =la guerra de los Rose, etc).

Esta técnica combina genial con la del silencio. Se puede escoger una escena de pelis y ponerla al inicio de la sesión y decirles que encuentren las 7 diferencias con la sesión anterior en un minuto de silencio, o comparar dos escenas con dos actitudes antagónicas y decirles que escojan cual quieren tener en la sesión que se inicia añadiendo que escriban en silencio un TE PIDO + TE OFREZCO para que esa actitud se consiga durante la sesión (técnica de responsabilización).

Distintas técnicas de risoterapia son aplicables en las sesiones, siempre tras realizar un buen análisis de los protagonistas y tras tener su permiso para utilizar este tipo de técnicas, así como ser técnicas dominadas por el mediador:

Relajación: regalando a cada protagonista un peluche anti estrés para que los usen durante las sesiones y si quieren durante la semana (técnica de generación de apego y vínculo positivo con el proceso).

Regalarles a cada uno un boli para escribir en las sesiones con varios Capuchones disponibles con distintos motivos sobre cabreo y cariño (guante boxeo y corazón) emoticonos, etc…

Tener stickers con formas y colores, que acuerden los protagonistas en las sesiones qué significan para valorar distintos aspectos como valores, actitudes, favores, gracias, peticiones, logros, ilusiones, emociones y sentimientos, pensamientos, desilusiones, objetivos, lemas y consignas…, en los ámbitos personal y del otro.

Distensión: pequeños ejercicios al iniciar la sesión pueden ser relajantes de músculos y tensiones y favorecedores de presencia plena, de estar presentes aquí y ahora al 100%. Por ejemplo decir frases como HOY VAMOS A TENER UNA SESIÓN GENIAL, o NAMASTÉ, HONRO TU EXISTENCIA,  o TU RESPETO Y MI RESPETO NOS HACEN AVANZAR, etc. ya sea en silencio cada uno, o en alto el que quiera, levantados o sentados, escrito en el portafolio o en papelitos, elegida por el mediador o por los protagonistas, etc… y se puede pedir que se lean normal y luego cambiando todas las vocales de la frase por aes, luego por es, luego ies, oes y por último ues.

Pensamiento lateral, excelente herramienta es comenzar con algún acertijo, adivinanza, chiste, razonamiento matemático o de lógica, juguetes de deshacer enredos, minipuzzles, … te obligan a olvidarte de las preocupaciones y centrarte en el aquí y ahora.

Poner en globos, tabletas, pizarras retroiluminadas frases motivadoras que presidan la sesión, pensamientos positivos, logros, etc.

Cambiar la posición de las sillas cada cierto tiempo, o cuando se falte al respeto a alguien, cambiarnos de posición en las sillas cada cierto tiempo (técnica de flexibilidad para entender todos los puntos de vista), añadir sillas extra que sean las de: peticiones, descanso, gracias, por fin, perdón, ni de coña, te has pasado 2 pueblos, pues anda que tú, etc…

Cierre en positivo: se puede solicitar a cada protagonista que elija un vídeo final de cierre de un minuto con un chiste, algo motivador, positivo, alegre, para terminar siempre con ese vídeo e irnos con buen sabor de boca.

El humor es como la técnica de visualthinking, en la cabeza del mediador/a se debe estar creando ininterrumpidamente durante las sesiones una historia alternativa “divertida y graciosa” que legitime ambas posturas, la pintamos interiormente imaginándola en nuestra cabeza y la expresamos exteriormente con las miles de propuestas coloristas y creativas propuestas aquí, es volver a aquello de imaginarnos a ambos protagonistas discutiendo desnudos para quitarnos los nervios ante la situación crítica en la sesión, y como no es cuestión de desnudarse (salvo las mediaciones en las saunas o jacuzzis que haberlas hailas) pues las técnicas descritas nos ayudan a reírnos de la situación para ayudar al avance del proceso. Todo esto repito que se puede y debe hacer desde el mayor respeto a la situación problemática que traen los protagonistas, sólo debe aplicarse tras un análisis profundo de las características del caso que permita concluir que se puede aplicar para rebajar tensión, para ganar en seguridad el mediador ante situaciones críticas de pasiones desbordadas. Se debe estar atento al 100% a las respuestas verbales y no verbales de los protagonistas para rectificar o derivar la técnica si es preciso. Como expresa Marinés Suares, las técnicas se co-construyen, nadie puede asegurar su eficacia, el mediador ha de tener en la cabeza un discurso preparado que legitime el porqué del empleo de tal técnica en caso de causar contrariedad en alguno de ellos y pedir perdón en caso de generar malestar.

El humor es una gran técnica en mediación que puede ayudar mucho a que el proceso avance más rápido y a que sea más eficaz.

Santiago Miranzo de Mateo, abogado mediador.
Director de CYMA Consultores.

Equipo de Kiosko

Equipo de Kiosko

Somos un equipo de múltiples profesionales de diferentes disciplinas comprometido en la difusión de la mediación. Trabajamos cada semana sin descanso para publicar toda clase de contenido que sea de utilidad y que ayude a transmitir todos los beneficios y ventajas de la mediación. ¡Anímate a compartir!

scroll to top