Coaching: El poder para provocar el cambio

coaching.jpg

La Evolución de los Mediadores

Por: David Ceballos Peña.

Si comenzará con esta definición de profesional X: Persona que ayuda a otras personas o grupos de personas a alcanzar sus objetivos para facilitar un cambio en la situación actual que traen, este profesional no dirá ni aconsejará al/los cliente/s sobre lo qué tienen qué hacer, sino qué escuchará, observará, explorará, y hará buenas preguntas, facilitando la toma de conciencia por parte del/los  cliente/es y concretando con él/ellos un plan de acciones que le lleven hacia el objetivo definido, y después preguntara quién o qué profesional es X, ¿qué responderías? ¿De qué metodología estoy hablando? Quizás algunos (posiblemente mediadores de formación) afirmen que se trata de un Mediador, quizás otros afirmen que se trata de un Psicólogo, un abogado, trabajador social, educador, etc quizás… ¿y si releyéramos la definición? Mientras lo hacemos podríamos ir dándonos cuenta que cuanto más releemos la misma menos nos identificamos con la primera respuesta, o ¿quizás no? Si eres de los que ha respondido afirmativamente estarás abierto para descubrir este “Poder”, ya se habrá iniciado un cambio, mientras que si tu respuesta es no, si continúas identificándote con la primera respuesta: Enhorabuena! Tienes razón! Se trata de un Mediador, también de un Psicólogo, un abogado, etc por lo qué no es necesario que por ahora cambies nada.

 Para los qué creen que su primera reacción automática puede cerrarle el cambio, pueden continuar con la lectura para que les pueda decir que mi intención al definir a X es presentar la Metodología del Coaching y la Profesión de Coach. Cómo ya os habéis dado cuenta, seguramente, en la labor profesional del Mediador y de cualquier profesional qué trabaje con personas el enfoque de la metodología Coaching puede resultar de interés y sobre todo ser muy efectiva, dado que cuando alguien viene con un Problema, Conflicto, Situación Difícil, etc busca ayuda como denominador común. Y entonces ¿dónde está la diferencia? Sencillamente en el “Poder” para provocar cambios, en el “enfoque” y en el Proceso de Coaching.

Coaching y Pseudocoaching según ICF

Exploración de la Realidad

Plan de Acción

Respecto al Proceso, el método Coaching tiene un  procedimiento qué puede implementarse en cualquier entorno y/o disciplina: 1º Contexto; 2º Situación Actual  3º Situación Ideal (Objetivo) 4º.- Aprendizaje, 5º.- Plan de Acción, 6º.- Seguimiento y 7º.- Feedback/Cierre. En cuanto al Enfoque, el foco de atención y trabajo se centra en la Solución y no en el Problema, debiendo siempre de convertirse dicho problema en un reto para el cliente. En efecto, en el Coaching el cliente viene con un Quiebre (interrupción en el flujo de los acontecimientos de la vida), construirá un Objetivo formulado en Positivo y entre su situación actual y la ideal (objetivo) habrá una brecha de aprendizaje, un recorrido en el qué tendrá que aprender recursos para conseguir llegar hasta allí, aprender algo qué ahora no sabe qué sabe.  Respecto a los Poderes del Coaching tienen una doble vertiente: por un lado están las competencias y actitudes que debe desarrollar el coach y por el otro están las habilidades que tiene que poner en práctica: respecto a las primeras algunas de ellas son: Capacidad para Generar Confianza, Atención Plena o Presencia puesta a disposición del cliente, etc. En cuanto a las segundas encontraríamos la Escucha Activa, Comunicación Directa, Maestría en las Formulación de Preguntas Poderosas, y una serie de Técnicas y Herramientas muy extensa y provenientes en muchas ocasiones de disciplinas variadas (véase PNL, Inteligencia Emocional, etc). Si recurriéramos a una metáfora para explicar esto de los “Poderes podríamos decir que existen unos poderes que se encarnan en uno mismo y se llevan siempre puestos y que pueden entrenarse para alcanzarlos y los otros son Poderes que se manifiestan cuál Bastón o Varita de Mago.

Competencias Clave del Coach según ICF

¿Qué pasaría si integrará alguno de los Poderes del Coaching? ¿Qué pasaría si aprendiera a manejar esa varita? ¿Y sí aplicará esta varita y estos poderes en mi entorno profesional actual de la Mediación, la abogacía, la Psicología, etc? Quien sabe lo qué puede ocurrirte en tú concreto caso, sólo tú podrás comprobarlo, lo qué si puedo contarte es que ya son muchos en España y en otros países los qué incorporan a su actividad profesional esta metodología. Se trata esencialmente de profesionales que cuentan con una experiencia profesional exitosa o no pero qué necesitan dar un paso más en su carrera dirigiéndose a la excelencia personal y profesional.

Mí acercamiento al Coaching precisamente se alinea con la tendencia general y mi motivación fue aportar a mi desarrollo profesional una Mejora significativa sobre todo en términos de eficiencia y de satisfacción propia y de mis clientes, concretamente en el ámbito de la Mediación. Mi situación pasada qué me impulsó fue comprobar que a pesar de la formación recibida y los casos abundantes qué gestionaba lo resultados no eran los qué yo deseaba obtener. Me pregunté:

 ¿Qué es lo que ocurre? ¿Es mi responsabilidad o depende de factores externos exclusivamente?

Descubrí que mí creencia de qué la Mediación no está cuajando, que es algo del futuro, qué todo se debe al desconocimiento de la disciplina, qué es responsabilidad absoluta de las partes llegar a Acuerdos y conseguir reconducir el conflicto, me estaba limitando, me tranquilizaba eso sí. A partir de aquí el camino que recorrí pasó desde buscar la mejor formación en la materia, contrastando, separando la paja de la grana, advirtiendo que en esta disciplina la acreditación de la formación por parte de la máxima institución y más prestigiosa a nivel nacional e internacional: Federación Internacional de Coaching (ICF) no era baladí, a iniciar un primer nivel de adquisición de competencias del Coach sin mayor ambición que su incorporación a mí quehacer profesional de Mediador. Y así fue como conocí la Metodología del Coaching Integral que aglutinaba todas las escuelas en una (Coaching Americano, Humanista y Ontológico). Al poco tiempo de comenzar esta formación inicié la implementación de los “Poderes” poniendo en práctica el método más viejo del mundo: prueba y error, aplicando la varita mágica del Coaching y sus Técnicas y Herramientas en el mundo de los conflictos interpersonales familiares, etc  y por qué no en mi espacio y vida personal. Fue tal mí sorpresa en cuanto a los resultados obtenidos tan satisfactorios en muchos niveles, no sólo subjetivos sino objetivos en cuanto a eficacia en la gestión positiva de los conflictos y su profunda transformación declarada por las partes  qué ya no quise dejar de adentrarme en esta disciplina, completando los niveles necesarios para dedicarme profesionalmente al Coaching Profesional compaginándolo actualmente al 50% con mi actividad de Mediación.

Éste es sólo un testimonio, en base a una experiencia vivida y qué puede resumirse en: Si quieres cambiar tú realidad externa, primero cambia la interna. El Coaching trata de cambiar esa realidad interna. A menos qué los beneficios que puedas obtener sean muy claros, no existe ningún tipo de motivación  para que gastes tiempo y dinero en ningún tipo de formación de este tipo. Si crees que ya en la actualidad obtienes los resultados deseados y estas satisfecho: disfrútalo y celébralo! Si piensas qué no es así pero que los motivos de esa insatisfacción se deben a qué no se promueve debidamente tu Profesión, los clientes no colaboran lo suficiente o la crisis económica hace qué no tengas lo que quieras tendrás razón (ya lo decía Henry Ford: “Tanto si piensas que tienes razón como si piensas que no, estarás en lo cierto”). Pero y si te preguntas:

¿Qué beneficios reporta invertir en Coaching?

Puedo decirte que no tiene precio sus habilidades para las relaciones personales, qué se aplica por muchos profesionales en su trabajo (profesores, enfermeros, abogados, terapeutas, trabajadores y educadores sociales, mediadores, vendedores, directivos, etc). También qué el Coaching mejora la efectividad en el trabajo e intensifica la sensación de bienestar. Se obtiene, a menudo, una nueva perspectiva de la vida, una nueva dimensión de las experiencias propias, tienes más opciones, ideas más creativas y nuevas habilidades para aplicar. Se aumenta también el nivel de la conciencia y la flexibilidad que revitaliza tanto en la vida personal como en la profesional conjuntamente.

Sin embargo, después de todo lo expuesto, la única forma de saber si el Coaching está hecho para ti es llevarlo a la práctica, aunque siempre tendrás la opción de volver al primer párrafo y afirmar qué X es lo qué ya haces y conoces, y así poderte quedar tranquilamente dónde estás, justo ahí.

 

David Ceballos Peña. Mediador y Experto en Coaching Integral. Presidente de Honor de la Asociación de Mediación de Cantabria (AMECAN).

Equipo de Kiosko

Equipo de Kiosko

Somos un equipo de múltiples profesionales de diferentes disciplinas comprometido en la difusión de la mediación. Trabajamos cada semana sin descanso para publicar toda clase de contenido que sea de utilidad y que ayude a transmitir todos los beneficios y ventajas de la mediación. ¡Anímate a compartir!

scroll to top