Mediaciones difíciles y creatividad

fondo-creatividad-331366-1024x640.jpeg

Mediartividad: incorporar la creatividad en mediación

Por: María del Mar Oriol López.

“La imaginación es el principio de la creación. Imaginas lo que deseas, persigues lo que imaginas y finalmente, creas lo que persigues”.

                                                                                  George Bernard Shaw

“El viaje estaba resultando placentero y especial, como todos los que había realizado hasta ahora. Andrea disfrutaba descubriendo nuevos lugares que le aportaban valiosos conocimientos. Le gustaba variar de itinerario. Esta vez había elegido el barco y una travesía por territorios un tanto inhóspitos.

Disfrutaba la aventura, el año pasado se pasó unos días atrapada en una antigua mina de la que consiguió salir airosa gracias a sus habilidades. Y hace dos años fue en la selva donde estuvo perdida casi una semana en la que aprendió a sobrevivir recurriendo a los recursos que el medio ponía a su disposición, salvando todas las amenazas que encontraba a su paso.

Estos viajes le aportaban gran sabiduría y seguridad lo que le impulsaba a emprender nuevas aventuras como la que estaba punto de vivir.

Una tarde cualquiera el cielo descarado compinche de olas de gimnasio obliga a Andrea a abandonar el gran barco de su viaje y navegar en un pequeño bote.

Llegada a una isla, se ve sola, pero segura, la isla parece tranquila y cree que podrá dominar el entorno. Al poco tiempo encuentra agua dulce y posibilidades de alimentación.

Tras dos días las cosas se ponen complicadas aparecen amenazas con las que no contaba. Una fuerte tormenta pone a Andrea en una situación muy difícil, se siente débil,  agotada y piensa no tener fuerzas para sobrevivir.”

Si pensamos en nuestras mediaciones, ¿cuantas veces nos hemos podido sentir débiles, agotados ante una situación que se torna difícil y creemos no ser capaces de gestionar?

Y si estamos solos, (la co-mediación, siempre es un apoyo bien gestionada y salvando las dificultades propias del trabajo en equipo).

Nuestra Andrea (mediadora) está sola y La isla (los mediados). En principio siente que puede desenvolverse de forma sencilla como una aventura más de la que está segura poder salir ya que tiene experiencia en casos similares (recordáis la selva y la mina.)

Sigamos la historia…

“Sola en su refugio casi derrumbado y tras los últimos acontecimientos, considera tomarse un tiempo para buscar una solución.

En primer lugar decide investigar un poco más. Necesita conocer bien la isla, sus recursos y recovecos. Quizás encuentre otro refugio más seguro y por otro lado no se quiere desmoralizar, es posible que las tormentas sean poco habituales y si está preparada para la próxima los efectos no serán devastadores. Otra cosa que le preocupa es el impacto medioambiental, no quiere dañar el medio.  Andrea cree que debe respetar la isla y sus características. Por ejemplo, el hecho de hacer fuego es para ella un tema para tratar con mucho cuidado, es beneficioso, siempre que no se le vaya de las manos y se propague dañando la isla irremediablemente.

Pero las cosas se empeñan en no ponerse fáciles para Andrea, ni siguiera para la isla. Una nueva tormenta azota a ambas, Andrea nuevamente queda tocada y la isla también, varios de sus árboles destrozados y para remate ha divisado algún animal peligroso que le puede poner las cosas muy complicadas.

Andrea no se desespera, está más que entrenada, piensa que es el momento de crear nuevos recursos…”

Os suena ¿no?, cuando parece que nuestros mediados se comunican bien y vamos elaborando sus historias en la búsqueda de sus intereses y necesidades, de pronto surge algo, (tormenta) que lo desestabiliza todo. Hemos tirado de nuestras herramientas habituales, no obstante parece que se produce un fuerte bloqueo que nos hace pensar que la mediación se puede ir al traste. Saltan las alarmas.

Llegamos a lo que, por ejemplo, Lisa Parkinson llama un punto muerto, un callejón sin salida en el que lo único que se produce es enfrentamiento.

Esto puede suceder en cualquier momento del proceso, conviene no relajarse en este sentido.

Cosas que podemos hacer y ya conocemos:

  • Reconocer los esfuerzos y sentimientos de las partes. Normalizar.
  • Resumir, reformular, que se sientan escuchados, legitimados.
  • Sugerir un descanso.
  • Cambiar de tema durante un tiempo.
  • Lluvias de ideas, hacerles participar de la solución al estancamiento.
  • No visualizar el estancamiento como negativo.
  • Etc.

Estas y muchas otras técnicas nos pueden ayudar a salir de la situación, y también puede haber muchas otras formas que hasta ahora no hemos utilizado.

 ¿Qué hará Andrea…?

  

“Andrea piensa que es el momento de crear, imagina qué sería bueno para ella en ese momento y para la isla.

Se encuentra sola, rodeada de episodios climáticos hostiles y animales salvajes.

Andrea pone en marcha su imaginación y observa con detenimiento lo que le rodea, decide recorrer nuevamente la isla más a fondo y se pone en marcha. Tras un tiempo divisa una colina coronada por unas rocas y rodeada de un pequeño riachuelo que la convierte en un improvisado fortín desde el cual puede divisar el horizonte incluso protegerse de amenazas.

Se dirige hacia la cima y una vez allí piensa en su utilidad y qué puede obtener de ese lugar. Examinadas las posibilidades se pone manos a la obra. Construye una pequeña y sólida construcción dedicándole más tiempo que a la anterior, mejor pensada, diseñada con mejores materiales, un pozo, amén de una bandera que resulta visible a muchos kilómetros lo que facilitará su rescate.

Andrea satisfecha sabe que es cuestión de poco tiempo que sea rescatada. Con su nueva creación puede sobrevivir perfectamente el tiempo necesario. Aun así, no bajará la guardia hasta que no abandone la isla y se encuentre segura y con la aventura finalizada.”

¡Manos a la obra al igual que Andrea!, en ocasiones es bueno y nos puede ser útil tirar de imaginación y creatividad. Me vienen a la cabeza los Lego serious Play, y el pensamiento tridimensional estrategia que domina magistralmente nuestro compañero y maestro Christian Lamm.

Miremos a nuestro alrededor, disponemos de multitud de recursos para generar reflexión y ayudar a visualizar y expresar sentimientos e intereses.

En nuestro propio hogar casi todos disponemos de cantidad de objetos con los que elaborar dinámicas muy atractivas.

Poseemos capacidad de crear, tenemos que entrenarla. Creemos estrategias, dinámicas y tengamos presente:

  • Estimulan la motivación para la participación y el pensamiento creativo (importante para la búsqueda de soluciones).
  • Antes de comenzar tengamos claro el objetivo perseguido con la dinámica a realizar.
  • Las dinámicas facilitan la expresión de las preocupaciones.
  • Debemos adecuar la dinámica a la realidad de la partes. No todo vale para todos.
  • Es importante conocer los límites y riesgos.
  • Nos ayudarán a la expresión de sentimientos canalizados positivamente.

Os invito y animo a cultivar vuestra Mediartividad, transitando caminos desconocidos que os llevarán, de seguro,  a destinos sensacionales.

María del Mar Oriol López. Mediadora, vocal de mediación educativa, vecinal y comunitaria de la AMM. Directora de AUNAR MEDIACION.

Equipo de Kiosko

Equipo de Kiosko

Somos un equipo de múltiples profesionales de diferentes disciplinas comprometido en la difusión de la mediación. Trabajamos cada semana sin descanso para publicar toda clase de contenido que sea de utilidad y que ayude a transmitir todos los beneficios y ventajas de la mediación. ¡Anímate a compartir!

scroll to top